Calderas de gasóleo en los lugares de frío extremo

El clima en León. Curiosidades de uno de los climas más fríos del planeta
diciembre 31, 2020
como conservar y mantener los depósitos de gasoil
El mantenimiento del depósito de la caldera de gasóleo
febrero 26, 2021

En estos días, los más duros del invierno en León, nos estamos acordando especialmente de vuestras calderas de gasóleo. Por eso, este mes, en el blog de Petroesla, vamos a daros algunos trucos o datos de interés sobre el cuidado de las calderas en las zonas de frío extremo.

Aunque las calderas de gasóleo son las más recomendadas para las zonas más frías, dado el alto poder calórico de este combustible, durante los días más duros del invierno pueden sufrir problemas precisamente derivados de las bajas temperaturas.

En el artículo de este mes os vamos a explicar en qué consisten esos problemas y, en la medida de lo posible, cómo evitarlos o resolverlos. Esperamos que sea de utilidad.

¿El gasóleo puede congelarse?

Una de las características más asumidas por todos del gasóleo es que éste se congela a temperaturas por debajo de los -10°C. Esto se debe a la composición de los aditivos que se incorporan a la mezcla para reducir su impacto en la naturaleza y para mejorar su rendimiento y el mantenimiento de las máquinas.

Aunque es más habitual que sea el gasóleo de los coches que “duermen” a la intemperie los que sufren estos problemas, en momentos de extremado frío puede suceder incluso en depósitos que estén resguardados.

Como decimos, el diésel incorpora en el combustible una serie de componentes como la parafina que, aunque aumentan el poder calorífico del combustible, se puede solidificar en forma de pequeños cristales. Estos cristales se unen entre ellos y pueden llegar a obstruir el filtro del combustible.

Si esto sucede, un correcto mantenimiento del filtro de combustible puede ser la solución, así que revisa las especificaciones de tu caldera para saber dónde puedes encontrarlo y cómo se realiza su mantenimiento.

Congelación de la tubería de condensación

Otro problema que podemos tener con nuestra caldera, es la congelación de las tuberías de condensación.

Si tienes una caldera de condensación, sabes que éstas tienen una tubería de condensado. Esta tubería se encarga de llevar aguas producidas por el calor al exterior por un desagüe.

Las tuberías de condensado son los conductos que puedes encontrar, normalmente en el exterior justo encima de un desagüe. Como conducen agua y se sitúan en el exterior, puede ser muy habitual que en los momentos más fríos del año se congelen provocando su obstrucción y creando situaciones de riesgo de inundaciones a través de la caldera.

Si tu caldera se ha parado y crees que puede deberse a la congelación del conducto de condensación, puedes solucionarlo de varias formas:

  • Vertiendo agua caliente (no hirviendo) sobre la tubería.
  • Utilizando almohadillas térmicas.
  • Cubriendo la tubería con botellas o paños calientes.

Por otro lado, para prevenir la congelación de las tuberías de condensación de la caldera puedes:

  • Reubicar la tubería: si está en el exterior y no te asusta realizar obra, puedes reubicar el conducto para que quede más resguardado de la intemperie.
  • No apagues la caldera por la noche: mantén la calefacción al mínimo para que la tubería esté siempre caliente.
  • Revisa el manual de tu sistema de calefacción: si los radiadores tienen la opción de reducir la cantidad de condensación, úsala.
  • Busca un aislamiento adecuado para las tuberías en tu tienda de bricolaje habitual.

ADEMÁS…

Te puede interesar el gasóleo C que ofrece Petroesla para calefacciones y conocer su composición.