Tipos de calderas para calefacción

¿Cómo conservar el gasóleo agrícola?
abril 26, 2019
Tipos de gasóleo a domicilio que os servimos
junio 21, 2019

La calefacción se ha convertido en uno de los elementos claves para el bienestar dentro de los hogares. Y no solo en invierno. El clima en León tiene, como dicen es estas tierras, 3 meses de verano y el resto es invierno. Porque el frío, casi ni en las noches de verano se aleja de nosotros. Elegir la caldera para calefacción perfecta supone estar o no confortable en tu propia casa. Hoy queremos mostraros cuáles son los tipos de calderas para calefacción que existen.

Tipos de calderas para las instalaciones de calefacción

El funcionamiento de una caldera, independientemente del tipo que sea, se basa en un circuito de agua cerrado que lleva agua caliente a las estancias a través de una canalización, que calienta el ambiente. Esta agua, una vez que se enfría, regresa a la caldera para ser calentada de nuevo y retornar a su función.

Así pues, las calderas pueden ser simples o mixtas

Calderas simples o mixtas

Como su propio nombre indica, las calderas simples disponen únicamente de circuito para calefacción. No obstante, en caso de ser necesario, permiten la instalación de depósitos de acumulación para agua caliente sanitaria.

Por su parte, las calderas mixtas sí incluyen el circuito independiente para la calefacción y el agua caliente sanitaria. Dentro de ellas, se distingue entre calderas con acumulación y con microacumulación, en las cuales la diferencia radica en su capacidad para mejorar el rendimiento de la calefacción de cara a la producción de agua caliente. En las primeras, el acople del cubículo para agua caliente constante es posterior, mientras que, en las últimas, es parte de la instalación.

De esta forma, los circuitos de agua caliente y calefacción disponen siempre de agua caliente en el arranque, el momento de mayor consumo en la caldera.

Las calderas con acumulación son interesantes para viviendas con varios cuartos de baño, y con diferentes alturas.

Calderas atmosféricas y calderas estancas

En esta clasificación se incluyen además de las calderas de gas natural, las que emplean propano y gasóleo, que son a las que servimos gasóleo a domicilio en León.

Las calderas atmosféricas tienen un funcionamiento más simple (de hecho, son las más antiguas). Este tipo de caldera para calefacción toma el aire de la habitación para realizar la combustión que se necesita para calentar el sistema y la vivienda.

Precisamente por su naturaleza, actualmente la ley prohíbe instalarlas en los baños y las habitaciones. Una cuestión de seguridad.

Las calderas estancas, por su parte, cuentan con un tubo de salida para los gases, de modo que, aunque aspira el gas exterior, es más segura. El humo resultante se saca del sistema a través de un extractor.

La caldera de condensación

Un tipo de caldera para calefacción particular es la caldera de condensación. Su mayor diferencial radica en que recoge la condensación que se produce al calentar el agua y lo utiliza como parte del circuito calefactor.

Dado que este sistema reduce la contaminación atmosférica de las calderas, es una de las más comunes en las viviendas, sobre todo para viviendas reformadas.

Comments are closed.